Instalación de pisos sobre subsuelos de hormigón

En la oración inicial de las recomendaciones de instalación sobre hormigón de Armstrong, en el manual Sistema de instalación garantizado de Armstrong (F-5061), dice: "Los subsuelos de hormigón nuevos y existentes deben cumplir con los requisitos de la última edición de ASTM F 710, "Práctica estándar para la preparación de pisos de hormigón para la instalación de pisos flexibles".

Los subsuelos de hormigón constituyen una gran parte de los sustratos comerciales sobre los cuales se instalan nuestros pisos. Esto quiere decir que simplemente al seguir los lineamientos de este estándar se evitarían numerosas fallas en el piso. Las fallas en el piso sobre subsuelos de hormigón cuestan millones de dólares por año y genera incomodidad en el cliente por tener que hacer una instalación de reemplazo en un espacio ocupado.

Relación agua y cemento
Por su naturaleza, el hormigón comienza como una masa saturada de agua que debe curarse y, luego, secarse lo suficiente. El hormigón es una mezcla de agua, cemento y agregados finos, medianos y grandes. Puede tener numerosos aditivos dependiendo del uso y las condiciones climáticas cuando se aplica. Durante muchos años, se han usado las cenizas volantes como aditivos; generalmente estas constituyen entre el 15 % y 20 % de la mezcla de cemento. A veces se pueden usar porcentajes más altos si se desea tener un contenido reciclado más elevado en los diseños de mezcla. Los efectos informados del uso de un contenido mayor de cenizas volantes son que se produjo un aumento de la resistencia inicial más lento y un desarrollo más lento de la capa de carbonación de la superficie de losas.

La relación de agua y cemento (A/C) se calcula al dividir el agua de la mezcla (en libras) por el cemento de la mezcla (en libras). Entonces, si una yarda cúbica de la mezcla tiene 235 libras de agua y 470 libras de cemento, la mezcla tiene una relación de A/C de 0,5. En lo que respecta a la calidad de la losa del piso de hormigón, la relación A/C es un factor muy importante en lo relativo a la migración de humedad, la permeabilidad, la tasa de secado y la resistencia a la compresión de la losa. Las relaciones agua/cemento son prácticas hasta un nivel mínimo de 0,45 – 0,5 para las losas sobre las que se instalarán pisos flexibles, según lo que recomienda la industria del hormigón. Las losas que tienen una mayor relación A/C demoran más tiempo en secarse, tienen menos resistencia a la compresión y generan problemas con el movimiento de humedad por la losa, causando fallas en los pisos. Dada esta información, es alarmante que continuemos observando diseños de mezcla de hormigón con relaciones agua/cemento más altas.

Debajo del nivel del suelo, a nivel del suelo o sobre el nivel del suelo
Los subsuelos de hormigón pueden estar sobre el nivel del suelo (suspendidos), al nivel del suelo o debajo del nivel del suelo. Los pisos sobre el nivel del suelo, por lo general, solo se ven afectados por el agua de la mezcla, aunque la lluvia, los derrames y las pérdidas de agua pueden provocar más problemas de humedad. Sin embargo, el hormigón aplicado en una cubierta de metal, a menudo, se elabora con agregados livianos que pueden retener el agua en exceso durante más tiempo que los agregados de peso normal. Mediante las investigaciones realizadas por el American Concrete Institute (ACI) se sugiere que el hormigón con agregados livianos puede demorar el doble en secarse que el hormigón de peso normal.

Los pisos de hormigón sobre el nivel del suelo o debajo de este no solo requieren que el agua de la mezcla hidrate y se seque, sino que el suelo también puede producir una cantidad potencialmente inagotable de humedad. Es por esto que es fundamental contar con un retardador de vapor intacto que cumpla con ASTM E-1745 para que la instalación de pisos rinda a largo plazo. Se recomienda que el hormigón se coloque en contacto directo con el retardador de vapor. Se deben sellar las uniones y cualquier penetración por la losa a fin de evitar el ingreso de agua al piso. La falta de un retardador de vapor puede provocar fallas en los pisos, incluso en climas secos y cálidos.